Si os estáis planteando utilizar micrófonos para el aula (para no desgastar tanto la voz, o para que se os entienda mejor a través de la mascarilla), he aquí algunas ideas:

A. CON CABLE: 

Podéis usar algún micrófono de solapa (en inglés lav/lavalier mic/microphone). Hay algunos con cables bastante largos. Se pueden conectar como input a altavoces externos o a los propios altavoces que haya en el aula. Yo tengo algo parecido a este, que también sirve para grabar con dispositivos móviles:

También podéis aprovechar vuestros dispositivos móviles e instalar alguna aplicación que actúe como micrófono. Por ejemplo, para iOs podéis probar Microphone Live (Von Bruno) o Megaphone. Eso sí, tendréis que utilizar un cable minijack-minijack para conectar la salida de audio de vuestro dispositivo a los altavoces de aula (o si tenéis algún iPhone de los más recientes, que no llevan salida de mini jack, un cable lightning-mini jack).

2. SIN CABLE: 

Hace tiempo me compré un amplificador de voz, como el que llevan los guías turísticos por la calle, por si me hacía falta alguna vez en la que estuviera a punto de quedarme afónica, o si tenía que hablar delante de mucha gente y no había micrófono. El sonido no es maravilloso, pero puede servir, y sigue permitiendo libertad de movimientos. Además, si tenéis micrófono de solapa, quizá se podría cambiar el micrófono que suele venir en el pack (tipo teleoperador) por el de solapa.

3. SIN CABLE- BLUETOOTH: 

Utilizando alguna aplicación de dispositivo móvil como las que he nombrado antes, o esas mismas, se puede enviar esa señal que recoge el micrófono del dispositivo móvil a unos altavoces Bluetooth. Podéis ver un ejemplo aquí:

(en el minuto 2’20” se ve cómo funciona)

También se puede utilizar una de esas aplicaciones para enviar la señal a un emisor/receptor Bluetooth con salida mini jack para conectar a altavoces externos/los altavoces de aula. (Se utilizan, por ejemplo, para poder oír televisiones antiguas con cascos inalámbricos, o para poder escuchar música desde dispositivos móviles en coches). Los hay de muchos tipos, pero son algo así:

El problema que puede tener el envío del sonido por Bluetooth, en cualquier caso, es que probablemente habrá un ligero retardo, una especie de efecto “eco”, que igual queda un poco raro en una clase.

Una opción más profesional, pero má$$ cara también, es utilizar algún micrófono inalámbrico como el Rode Wireless Go. El emisor se podría llevar como un micro de solapa, y el receptor se podría conectar a los altavoces externos/los de aula. Permite movimiento, el sonido es limpio, pero el precio es superior.